Así cambia la regla a los 30


Entrando en esta década nos damos cuenta de que cada vez tenemos más claras ciertas cosas de la vida.
Una de las mejores cosas de tener 30 años es que muchas partes de tu vida finalmente comienzan a unirse. Quizás hayas encontrado un trabajo que te encante, o hayas formado una familia. Probablemente también sepas con qué amigos puedes contar y qué buscas en una relación romántica.

Otra ventaja: la regla es probablemente mucho más regular ahora que cuando eras más joven. Sin embargo, hay algunos cambios que son normales a los 30 años. Aquí un pequeño resumen.

Los fibromas pueden hacer su primera aparición

Aunque a menudo son inofensivos y no cancerígenos, estos crecimientos uterinos pueden causar sangrado abundante y doloroso, y tienden a aparecer a partir de los 30 años. Los períodos abundantes repentinos o que duran más de lo normal pueden indicar fibromas, pero otros síntomas incluyen dolor pélvico, dolor lumbar y muchas ganas de orinar.

Tener un bebé puede cambiar las reglas

Todas sabemos que esto significa despedirse de la regla durante al menos nueve meses, es posible que muchas no conozcan que al quedar embarazada también cambia las reglas futuras.
Muchas mujeres de 30 años dicen que los dolores menstruales mejoran mucho después de tener un hijo. Esto tiene una explicación: se debe a que una vez que se ha dado a luz, la abertura cervical se vuelve un poco más grande, lo que significa que el flujo menstrual puede salir con menos contracciones uterinas.

Y la lactancia materna

Tanto si amamantas como si no, este será el mayor indicador de cuándo volverá tu regla después del embarazo.
Si no amamantas, probablemente tendrás tu primera regla de cuatro a ocho semanas después del parto. En el caso de dar lactancia materna podrían pasar meses antes de que vuelva la regla nuevamente (lo más probable es que no venga hasta que dejes de amamantar).

Tu ciclo podría alargarse

"En los 30 años de una mujer, tanto las fluctuaciones hormonales como la edad pueden provocar irregularidades menstruales o alargar el tiempo entre períodos", según expertos ginecólogos.

Y las reglas pueden ser más ligeras

Algunas mujeres descubren que a medida que se acercan a los 30 necesitan productos con menor absorción que antes.
A medida que envejecemos, nuestro cuerpo comienza a prepararse para la menopausia, lo que significa que los niveles de estrógeno y progesterona se desequilibran. ¡Gracias hormonas! Pero no debes entrar en pánico sobre tu fertilidad si estás intentando quedarte embarazada o si te lo estás pensando.
Los expertos dicen que no necesariamente notar que a veces la regla es más ligera ya sea síntoma de infertilidad o menopausia.

Seguramente ya sepas lo que es normal en cuanto a tus ciclos menstruales y cómo son tus reglas. Pero siempre es buena idea tomar nota a todos los cambios que podamos notar y comentarlo con expertos. Tu eres la que mejor conoces tu cuerpo y no debes tener miedo a hablar abiertamente sobre tu salud íntima.