Cómo luchar contra el acné hormonal


El acné es complicado. Para empezar son muchas las personas que piensan que es cosa de la adolescencia y que una vez entramos en la edad adulta el acné desaparece. Pero esto no tiene por que ocurrir así y menos si se trata de acné hormonal. Es muy probable que el acné permanezca a lo largo de los años, ya que es causado por las hormonas y éstas van variando dependiendo de la etapa. Durante la menstruación, la menopausia, el embarazo y post embarazo y en una multitud de otras funciones corporales. 

 Dicho esto, aunque a veces es insoportable, el acné hormonal es algo que podemos controlar. Sí, has leído bien, podemos enfrentarnos al acné de forma natural siguiendo algunos consejos.

 

  • Usa aceite de árbol de té

El aceite de árbol de té reduce el tipo de inflamación que conduce al acné, por lo que si buscas un remedio natural este aceite es el tuyo! Puedes usar el aceite esencial en sí, u optar por un producto que lleve el árbol de té como ingrediente, ya sea en tu hidratante facial, en tu sérum o en el jabón/limpiador.

  • Bebe té verde

 Otro remedio natural que puede ayudarte a combatir el acné hormonal es el té verde. No es ningún secreto que el té verde es un tratamiento saludable, y es igualmente útil cuando se trata del acné, ya que ayuda a reducir la inflamación.

Así que ya sabes, apúntate beber una taza de té verde!

  • Limpia la cara regularmente

 Una piel limpia es una piel feliz. Así que lavarse la cara al menos dos veces al día puede ayudarte a controlar los granitos. Se recomienda limpiar una vez por la mañana y otra antes de ir a la cama, así eliminamos todos los tóxicos a los que estamos expuestos durante el día.

  • Evita productos que obstruyan los poros

Cierto maquillaje  o productos para el cuidado de la piel y el cabello pueden causarnos granitos y puntos negros. Es interesante en este caso evitar estos productos, cambiar nuestra rutina y buscar productos orgánicos, además de desintoxicar la piel con alguna mascarilla y con una limpieza regular. 

  • Reduce el estrés

 Nuestro cuerpo reacciona al estrés tanto físicamente como mentalmente. Cuando aumenta el nivel de estrés, nuestro cuerpo libera una hormona llamada cortisol que puede afectar a las hormonas. Cuanto menos nos estresamos, menos cortisol liberamos y menos interfiere con nuestras funciones corporales. Por tanto con la mente libre de estrés salimos ganando todos: ¡nuestro cuerpo y nuestro cerebro! 

  • Cuida la dieta

 Algunos estudios sugieren ajustar la dieta para aliviar el acné: evitar una dieta con alto índice glucémico, controlar las hormonas (sobretodo el estrógeno) a través de la alimentación, reducir el consumo de lácteos y el gluten, agregar vitamina D e incrementar el consumo de productos orgánicos, sobretodo la carne, que muchas veces consumimos hormonas a través de ella.

Además es muy recomendable escribir un diario de los alimentos que comemos y ver si ciertos alimentos nos empeoran o no el acné. Además para frenar la inflamación y los brotes de granitos es interesante comer vegetales de hojas verdes, salmón y grasas saludables, como el aguacate.