El estrógeno: la hormona femenina


¿Qué es el estrógeno?

El estrógeno es una de las dos principales hormonas femeninas  sexuales que tienen las mujeres. El otro es la progesterona. El estrógeno es el responsable del desarrollo sexual de la mujer, de las características físicas (por ejemplo, que crezcan los pechos) y de la reproducción femenina (por ejemplo, que aparezca la menstruación). Los hombres también tienen estrógenos, pero en cantidades más pequeñas.

¿Por qué es importante el estrógeno?

El estrógeno ayuda a lograr los cambios físicos que convierten a una niña en una mujer. Este momento de la vida se llama pubertad. Estos cambios incluyen:
  • Crecimiento de los pechos.

  • Crecimiento del vello púbico y axilar.

  • Inicio de los ciclos menstruales.


El estrógeno ayuda a controlar el ciclo menstrual y es importante para la maternidad.

Los estrógenos también tienen otras funciones:

  • Mantienen el colesterol bajo control.

  • Protegen la salud ósea tanto para mujeres como para hombres.

  • Afectan al cerebro (incluido el estado de ánimo), los huesos, el corazón, la piel y otros tejidos.


¿Cómo funciona el estrógeno?

Los óvulos, que producen los ovarios de una mujer, son la principal fuente de estrógeno de su cuerpo. Las glándulas suprarrenales, ubicadas en la parte superior de cada riñón, producen pequeñas cantidades de esta hormona, al igual que el tejido adiposo. El estrógeno se mueve a través de la sangre y actúa en todas partes del cuerpo.

Problemas con los desequilibrios de estrógenos

Muchos procesos fisiológicos dependen de los estrógenos y tener una falta o exceso de estrógeno puede ocasionar problemas para la salud. Por esto es importante tener un equilibrio de esta hormona.

El cuerpo produce tres tipos principales de estrógenos:

  • Estradiol (E2): el tipo más común en las mujeres en edad fértil.

  • Estriol (E3): el estrógeno principal durante la etapa del embarazo.

  • Estrone (E1): el único estrógeno que el cuerpo produce después de la menopausia.


Estrógenos bajos en las mujeres:

La razón más común para los estrógenos bajos en las mujeres es la menopausia o la extirpación quirúrgica de los ovarios.

Los síntomas de bajo nivel de estrógeno incluyen:

  • Períodos menstruales menos frecuentes y que van desapareciendo (menopausia).

  • Sofocos  y/o sudores nocturnos.

  • Problemas para dormir (insomnio).

  • Sequedad vaginal.

  • Bajo deseo sexual.

  • Cambios de humor.

  • Piel seca.

Algunas mujeres padecen migraña menstrual, un dolor de cabeza intenso justo antes de su período menstrual, debido a la disminución del estrógeno.

Estrógenos altos en las mujeres:

El exceso de estrógeno puede conducir a una serie de problemas y patologías, como:
  • Aumento de peso, principalmente en la cintura, caderas y muslos.

  • Problemas menstruales, como hemorragia leve o abundante.

  • Empeoramiento del síndrome premenstrual.

  • Senos fibroquísticos (bultos mamarios no cancerígenos).

  • Fibromas (tumores no cancerígenos) en el útero.

  • Fatiga.

  • Pérdida de deseo sexual.

  • Sentirse deprimida o con ansiedad.

  • Anemia.

  • Colon irritable, alergias, dolor de cabeza o migrañas.

  • Contracturas, dolor articular crónico y enfermedades autoinmunes.

Estrógeno y el ciclo menstrual

Los niveles de estrógenos cambian a lo largo del mes. Los días previos a la ovulación (día 14 del ciclo) será cuando hay niveles más altos de estrógenos y por tanto una temperatura corporal más baja. Durante el período tenemos niveles de estrógenos más bajos y por esto muchas mujeres tienen más ansiedad de comer cosas dulces, tienen insomnio o dolores de cabeza y migrañas.

Y como hemos visto antes los niveles de estrógeno disminuyen en la etapa de la menopausia.