¿Qué hay realmente en los tampones tradicionales?


Los tampones son el producto más usado por las mujeres españolas durante la menstruación. ¿El motivo? Pues bien no sabemos exacto que hace que una mujer decida introducir el tampón dentro de su vagina pero lo que si damos por hecho es que da mucha libertad y comodidad para el día a día.

Muchas mujeres definen el tampón como el aliado perfecto para no estar pensando si la compresa se va a mover del sitio o si la silla de la oficina va a quedar manchada de por vida! ¡Vamos lo que viene siendo un suspiro de tranquilidad!

Pero te has preguntado alguna vez, ¿qué lleva realmente un tampón?

Tradicionalmente los tampones se han fabricado de materiales sintéticos, tales como rayón, fibra de viscosa, celulosa, polipropileno (plástico) y algodón convencional. Estos materiales pueden traer consigo algunos peligros para tu salud. Ese color “blanco puro y limpio” (tan atractivo a la vista!) se consigue blanqueando el material con cloro. Sí, has leído bien, puede haber residuos de cloro en algunos de los tampones que nos ponemos dentro de la vagina.

Por lo que hace al algodón, de primeras, puede parecer que no hay ningún problema, al ser un material absorbente, transpirable y natural. El problema viene al utilizar un tipo u otro. La mayoría del algodón utilizado en los tampones convencionales necesita mucha agua para cultivarse, además de usarse herbicidas y pesticidas.

En MyALMA sólo utilizamos algodón 100 % orgánico. Esto significa que se ha cultivado en campos con uso de fertilizantes naturales, como compost y estiércol.

Otra cosa importante a tener en cuenta sobre los tampones es fijarnos que no desprendan filamentos. Tu misma puedes comprobarlo en casa: coge el tampón y sumérgelo en agua, y pasado un tiempo observa si se desprenden filamentos o no. Los hilos que veas en el agua son los que posiblemente quedan dentro de tu vagina y a la larga causen infecciones. 

Los tampones de MyALMA tienen forma octogonal con ocho secciones que facilitan una absorción uniforme y sin pérdidas. Además al estar hechos sólo de algodón orgánico son compactos y resistentes, diseñados para evitar cualquier desprendimiento y pérdida de fibras. 

Aún hay más

La verdad es que una mujer durante su vida usa más de 10.000 tampones y éstos están más de 80.000 horas dentro de su vagina. ¡Qué locura!

Los tampones, junto con las compresas, son considerados productos de consumo. No existe ningún tipo de regulación especial para estos productos en Europa. Ésta es la principal razón que permite a las marcas convencionales no revelar la composición de sus productos.

Desde MyALMA, sabiendo que la vagina es una de las partes más absorbentes del cuerpo de la mujer, ante todo, queremos dar transparencia y dar a conocer los ingredientes de nuestros productos. Nuestros tampones están hechos de algodón 100% orgánico, ¡nada más!