Sequedad Vaginal

Si bien es un tema común y recurrente, es algo que cuesta hablar ya que al tratarse de una disminución de la cantidad de fluidos generados en la vagina puede afectar de diversas formas.  

Aunque comúnmente se cree que solo aparece en la menopausia, también afecta a muchas mujeres jóvenes. Además de ser también frecuente tras el parto y durante la lactancia. ¡Vamos, que nos puede pasar a todas! 

La sequedad vaginal, puede provocar malestar como picor, irritación y dolor, especialmente durante las relaciones sexuales. Este último suele ser la señal más habitual de que nos está pasando. Durante una relación sexual con penetración, la vagina debe de estar bien lubricada para evitar una fricción fuerte y dolor. Además, en algunas ocasiones, puede favorecer a la aparición de infecciones urinarias, alteraciones sexuales y empeorar notablemente nuestra calidad de vida. 

Las causas de la sequedad vaginal son diversas, entre ellas: 

  • Falta de estrógenos 

La lubricación varia durante el ciclo menstrual la cual va directamente ligada a la fluctuación de las hormonas, en especial los estrógenos. Por eso, durante la menstruación la capacidad vaginal de lubricación se ve reducida; y, durante el embarazo, post parto y lactancia, la humidificación vaginal puede verse alterada.  

Con la llegada de la menopausia, se reducen notablemente los niveles de estrógenos debido al cese de la función ovárica. 

  • Vaginitis  

La vaginitis supone la inflamación de los tejidos de la vagina, siendo la sequedad uno de los síntomas. 

  • Diabetes 

Puede causar una disminución en las secreciones vaginales. No llevar un control correcto de la glucosa en sangre puede derivar en una disminución en la respuesta sexual y/o una pérdida de flujo vaginal. 

  • Estrés 

El estrés produce una alteración hormonal que puede afectar al flujo vaginal.  

  • Tabaco, alcohol etc. 

El consumo de tabaco, alcohol y marihuana puede interferir en las funciones de los estrógenos disminuyendo el flujo vaginal.  

  • Medicamentos hormonales 

Los anticonceptivos con bajos niveles de estrógenos, fármacos utilizados para el cáncer mama, de ovario o de útero puede causar también sequedad vaginal.  

Es recomendable utilizar cremas hidratantes vaginales, siempre consultando con un especialista.  

Las cremas deben ser de base acuosa y, sobre todo, que no sean vaselinas ni aceites minerales que puedan adherirse a la mucosa vaginal ni alterarla. Además, es mejor que sean un poco ácidas para que sea parecido al pH vaginal. La aplicación de la misma 2-3 veces por semana suele ser suficiente.  

Por otro lado, los lubricantes son una gran solución para combatir la sequedad vaginal durante las relaciones sexuales y evitar dolores y molestias durante la misma. Además, evitan la irritación de los tejidos y favorecen la fricción.  

También es recomendable realizar un análisis de sangre, de carácter hormonal. El mismo podrá determinar si existe un desequilibrio hormonal que está causando la sequedad vaginal.  

Recuerda acudir a un especialista si tienes dudas y si la sequedad va acompañada de molestias en la boca, falta de saliva o molestias en la vista.