¿Son seguros los tampones y compresas tradicionales?